Inicio > Argentina, inversiones inmobiliarias, Mercado Inmobiliario, Real Estate > El plan Inquilinos, un dolor de cabeza para bancos y deudores

El plan Inquilinos, un dolor de cabeza para bancos y deudores

 

A continuación se transcribe un artículo reciente de La Nación, hablando sobre el fracaso rotundo de este plan del gobierno.

Florencia Donovan
LA NACION

La iniciativa parecía un sueño: todo inquilino podría acceder a comprarse una vivienda similar a la que alquilaba, con un crédito cuya cuota no superaría nunca lo que ya estaba pagando mensualmente por su alquiler. En la práctica, claro, ninguna línea bancaria pudo acercarse a este anuncio, que grandiosamente se adjudicó el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno. Pero en 2006, en el marco de lo que popularmente se conoció como plan Inquilinos, hubo lanzamientos de hipotecas con condiciones blandas, al menos más blandas que las que vigentes hasta ese momento.

Pero la realidad macroeconómica hizo que la oferta no se sostuviera en el tiempo. Incluso una entidad pública como el Banco Nación, que había ideado una línea casi comparable con la de un país desarrollado, con tasa fija en pesos del 8% anual y hasta 30 años de plazo, reconoció que no era viable mantenerla. La cuenta es simple: con una inflación de dos dígitos, el banco hubiera estado perdiendo dinero todos los años.

Muchas entidades ofrecían créditos a 15 años, de los cuales los dos primeros eran a tasa fija y el resto, variable. La polémica se desató a fines de 2008, cuando vencieron los dos años de la mayoría de las hipotecas, y los deudores se encontraron renegociando tasas con sus bancos, proceso que se extiende en varios casos hasta el día de hoy. Con la crisis internacional y el nerviosismo de los mercados, las tasas de interés de los plazos fijos habían llegado a trepar en el sistema financiero del 13% a más del 26% anual entre septiembre y octubre del año pasado.

Algunos deudores se encontraron con que la cuota de sus créditos se acercaba ya más al 70% de sus ingresos netos y no al 30 o al 40%, como se establece siempre al comienzo del crédito, por lo que, para evitar una ola de incumplimientos, los bancos se vieron forzados a consensuar algunos paliativos.

Negociaciones en curso

En el Banco Provincia, entidad que tendría 22.000 créditos en esta situación, a partir de enero decidieron ponerle un tope del 15% anual a la tasa de interés que cobran por estos créditos hipotecarios. Trimestralmente, la medida se fue prorrogando y, según señalaron desde la entidad bancaria, es probable que ocurra lo mismo a fines de septiembre, cuando se reúna el directorio para definir su plan de acción para el último período del año.

En el Banco Ciudad, entretanto, informaron recientemente que, para los préstamos otorgados a partir de octubre de 2008, la entidad bajaría el costo financiero total. De esta manera, en las líneas crediticias a 20 años se reduciría la cuota en un 2,59%; por cada $ 10.000, quienes tomaron créditos luego de octubre de 2008, y pagaban una cuota inicial de $ 151,78, ahora deberán abonar $ 147,85.

“Esto se realizó porque aun con las condiciones crediticias inalteradas desde octubre del año pasado [cuando las tasas del mercado se dispararon y otros bancos pasaron a cobrar más del 20%], la colocación había caído significativamente”, explicó una fuente del Ciudad. “En diciembre, el Banco Ciudad colocaba unos $ 50 millones mensuales, monto que hoy, con las mismas condiciones, se ha reducido a unos $ 12 millones”, agregó. En 2008, el Ciudad financió el 50% de todas las hipotecas de la Capital Federal.

Sin embargo, no todas las entidades bancarias hicieron públicas las negociaciones con sus clientes. Consultados al respecto por LA NACION, varios bancos privados prefirieron no hablar del tema, pero reconocieron que todavía continúan en tratativas con los deudores del plan Inquilinos.

Pero la estabilidad de tasas de interés evidenciada en los últimos meses pone ahora a los deudores en una situación de relativa ventaja. La Badlar, que es la tasa que pagan los bancos por sus plazos fijos de más de $ 1 millón, y que sirve de referencia para el sistema, se mantiene estable desde febrero, en torno al 12 y 13% anual.

El desarrollo de un mercado de crédito de largo plazo que permita el acceso a la vivienda de la población media sigue siendo una cuenta pendiente en la Argentina hasta el día de hoy. El plan Inquilinos probó, una vez más, que no se logra simplemente con anuncios de intención por parte del Gobierno. Se requiere mucho más que eso.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: